Hace unos años perros y playas eran «conceptos» incompatibles: en verano los amantes de la playa tenían que buscar soluciones para organizar sus vacaciones en la playa sin perro y a menudo la solución consistía en dejar al perro en una guardería o en casa de algún amigo o familiar. En los últimos años está aumentando…